X hits on this document

PDF document

NAZISMO, ANTISEMITISMO Y JERARQUÍA ECLESIÁSTICA ESPAÑOLA1 - page 6 / 21

46 views

0 shares

0 downloads

0 comments

6 / 21

en sus esfuerzos para restaurar en nuestra querida Patria nuestra[s] tradiciones de cultura y de fe.

A la inversa, lo mismo: simpatizantes del nazismo y recelosos de lo hebreo eran también, todavía en enero de 1942, algunos de los redactores de Arriba España, que jaleaban los triunfos de Hitler.

Ayer -dirán cuando arremetan contra Laín Entralgo y los ensalzadores de los intelectuales, en otro episodio que vimos asimismo en el libro que acabo de citar- el ardoroso Camarada Luna ha prometido -como la gran Reina Isabel- expulsar a todos los judíos de España. Nosotros gentes de provincias, como esos fuertes extremeños, entendemos al Camarada Luna15. Y recordamos que Hitler no respetó los más altos nombres de la intelectualidad germana, aunque el barullo internacionalista democrático se rasgara sus fariseísmos ante Einstein

  • o

    Mann. No pasó nada en Alemania por la ausencia de unos hombres

que hubieran desviado la grandeza iluminada del resurgimiento, que ahora se corona de laurel16.

Einstein, bien es sabido, y los hermanos Mann se habían visto obligados a abandonar su país tras la llegada de Hitler al poder, reo el primero de semita y los segundos de convicciones democráticas. En España, Thomas Mann suscitaba además especiales recelos por haber publicado ¡Atención, Europa!, donde, al arremeter contra el fascismo, había incluido a Franco17.

El convenio cultural hispanoalemán

Los recelos del primado Gomá ante el intercambio cultural hispanoalemán habían alcanzado, para entonces, muy notable importancia. El 24 de enero de 1939, el ministro español de Asuntos Exteriores, Jordana, y el embajador nazi, ahora Eberhard von Stohrer, habían suscrito un convenio de colaboración cultural que al nuncio Cicognani y al primado Gomá pareció peligroso, porque, como explicó el segundo a Franco el 9 de febrero, era innegable que existía en la juventud española una inquietud espiritual, derivada del actual momento político. Y es de temer que se produzca en

15 De esos días datan al menos dos libros de “situación” firmados con ese apellido: José Carlos de Luna, Cara al sol y cara al mar. Apuntes de mi viaje, Madrid 1939, 233 págs., reeditado en 1940 en Barcelona por la Sociedad General de Publicaciones. La edición de Madrid la hizo R. de S. Martín. El otro es de Antonio Luna García, jurista, delegado nacional de Justicia y Derecho de FET y de las JONS durante casi toda la Guerra y en 1940 vocal letrado del tribunal de represión de la masonería y el comunismo. En este año se hizo una segunda edición, corregida y aumentada, de su obra Justicia (Madrid, Aguilar, 151 págs.), en la que proponía un amplio conjunto de ideas para la reforma del sistema jurídico español. En la portada y pág. 27, noticia de sus cargos.

16

“Nuestro 68 editorial contra los intelectuales y el 98”: Arriba España, 18 de enero de

1942.

17 La obra podía conocerse en España -relativamente- más bien por la traducción francesa de Rainer Biemel, prologada por André Gidé: Avertissement à l’Europe, París 1937.

854

Document info
Document views46
Page views46
Page last viewedThu Dec 08 12:43:23 UTC 2016
Pages21
Paragraphs231
Words10006

Comments