X hits on this document

170 views

0 shares

0 downloads

0 comments

14 / 53

26

PAÍSES INSTRUMENTALES

PAÍSES EXPRESIVOS

Buenos para trabajar

Buenos para vivir

Gente de fiar

Gente no fiable

Gente aburrida

Gente divertida

Rigurosa

Chapucera

Trabajadora

Vaga

Eficiente

Desordenada

Poco imaginativa

Creativa

Mal gusto

Buen gusto

Fríos

Calientes

Norte

Sur

Nieve

Playa

Húmedo

Seco

Inglaterra, Alemania

España, Italia

informe Proyecto Marca España

Por supuesto, hay países o regiones que son excepciones a la regla. Pero hay que subrayar que son escasas: Francia, en Europa, o California, en Estados Unidos.

Sin embargo, no todo es negativo en este estereotipo latino de lo español. Se valoran muy positiva- mente otros rasgos del carácter español: sociabilidad, altruismo, calor humano, etc. De ahí que la valo- ración general que recibe España sea buena.

Lengua y cultura

En lo relativo a la cultura española, un notable nivel de desconocimiento entre la población general europea hace que no se perciba al mismo nivel de prestigio que la francesa o la italiana. La difusión y el reconocimiento es mayor entre los líderes de opinión. La notoriedad e influencia percibida es mucho mayor en América Latina.

En cuanto al español como segunda lengua, se considera menos útil que otras lenguas como el inglés. En cualquier caso, en el ámbito mundial despierta un enorme interés entre los jóvenes, toda vez que éstos –al menos sus segmentos de estatus más alto– ya dominan el inglés.

Política y relaciones internacionales

En general tenemos la imagen de un país democrático. En comparación con Italia se nos percibe menos burocrático y eficaz. En este sentido, hay que subrayar que España es el país europeo, respecto al cual, aumentó más la confianza de los otros ciudadanos de la Unión en los años ochenta y noventa.

Con el tiempo se ha consolidado además la percepción de país que está libre de la lacra de la corrup- ción: es uno de los países respecto a los que más aumenta la percepción de la transparencia en las prácticas económicas y políticas.

En lo relativo al papel de España en el concierto de las naciones, en consonancia con la realidad, aun- que no se nos percibe como una superpotencia, sí se empieza a notar nuestra creciente participación en la arena internacional. Algunos países del sur de Europa consideran que España es el país de esa

informe Proyecto Marca España

región con más peso en la Unión Europea. Por otra parte, en general se valora enormemente el papel de nuestro país en las relaciones entre Europa y América Latina.

Turismo

Los beneficios asociados a nuestra oferta siguen siendo el sol y la playa. Apenas se percibe nuestra oferta cultural, gastronómica, etc. Frente a los nuevos destinos con una oferta similar, el valor añadido de España es que se percibe como un país seguro y culturalmente próximo. Entre los aspectos nega- tivos, con el tiempo se ha agudizado la insatisfacción con algunos aspectos (masificación, impacto medioambiental, etc.).

Sin embargo, finalmente, hay que destacar el alto grado de satisfacción que siguen mostrando los turis- tas que nos visitan, que apenas ven frustradas sus expectativas. El que prueba, repite. De hecho, el mejor predictor de viajar a España como turista es haberlo hecho antes.

Economía

Partiendo de una imagen de país menos avanzado y desarrollado, se aprecia una notable mejoría, pero lastrada por el estereotipo fuertemente expresivo o “latino”. Claramente la imagen no se corresponde con los indicadores objetivos, de manera que las percepciones están penalizando a la economía de nuestro país. Como país receptor de inversiones, la formación y el conocimiento de idiomas extranje- ros son algunos de los aspectos peor valorados.

Como inversores, sobre todo en América Latina, se prefieren las inversiones de otros países, sobre todo de los Estados Unidos, porque, como acabamos de ver, nuestra imagen económica es más débil. En países como Argentina o Perú ha ido cristalizando una imagen de nuevos conquistadores. El ritmo de las inversiones (acelerado), su tipo (concentración sectorial), su procedimiento (privatizaciones) y el mismo nivel de expectativas generadas entre la población (compromiso esperado de la madre patria) explicarían este síndrome en la opinión pública

Exportaciones

En lo referido específicamente a la valoración del made in Spain, España tiene un posicionamiento de productos agroalimentarios –y menos de bienes de consumo– de bajo precio. En este sentido contrasta con el posicionamiento de diseño en bienes de consumo de Italia, de industria y tecnología de calidad de Alemania, o de servicios de calidad de los Estados Unidos. Hay un profundo desconocimiento de productos y de marcas españolas. Se valoran además como de baja calidad, escasa innovación tec- nológica, diseño de mal gusto y no-exclusividad. En el mejor de los casos, los consumidores europeos sólo nos diferencian por precio. Como consecuencia de lo anterior, por lo general se prefieren produc- tos no españoles a españoles, independientemente de la categoría de bien de que se trate (agroali- mentario, de consumo, industrial, etc.). Hay que subrayar que, así como otras dimensiones de la ima- gen han mejorado sustancialmente, ésta permanece estancada.

Respecto a nuestros competidores en los mercados de la Unión Europea, Italia y Francia, el primero se identifica como diseño, pero su punto débil es la fiabilidad; Francia representa la distinción y la exclu- sividad, pero su punto débil es una imagen de cierto elitismo y precio muy alto.

27

Document info
Document views170
Page views170
Page last viewedWed Jan 18 21:03:28 UTC 2017
Pages53
Paragraphs1717
Words43405

Comments